0

Otra vez la guerra

Una familia en Leningrado tenía un gato llamado Maksim y un loro llamado Jack. Durante el sitio alemán de la ciudad, casi todos los días, su tío, que vivía con ellos, quería hacer una comida del gato, y cada vez que el resto de la familia salía, siempre encerraban al gato en el almacén. Con el paso del tiempo, el gato creció desnutrido y enfermizo debido a la mala alimentación. Una vez, Maksim logró saltar sobre el armario y abrió la jaula en la que vivía el loro Jack. La familia pensó que el gato se comería a Jack, pero en lugar de hacerlo, las dos mascotas se acurrucaron para calentarse y se durmieron. Después de eso, el tío no intentó hacerle nada malo al gato. El loro murió poco después, pero Maksim vivió hasta 1957, muriendo de vejez.

Otra vez la guerra
Aquí está Maksim después de la Segunda Guerra Mundial, buscando un bocado.