Algunos perros tienen mal comportamiento cuando están solos

Muchos propietarios sufren y no comprenden la razón por la cual sus perros provocan destrozos, ladran, se orinan o defecan dentro de la casa cuando se quedan solos.

A este conjunto de actos los especialistas en conducta lo denominan ‘ansiedad por separación’, se trata de un estado ansioso de reacciones psíquicas y físicas de miedo, fuera de todo contexto peligroso para el perro, desencadenadas por la soledad.

No todos los destrozos que un perro realiza se deben a la ansiedad por separación, hay que analizar el contexto en que se producen para determinarlo.

El perro un animal social

Para comprender los motivos de esta conducta debemos remitirnos a la historia de la especie canina. El perro es un mamífero social obligatorio, esto significa que en estado salvaje conforma jaurías y sólo puede desarrollarse plenamente dentro de un grupo.

En la vida silvestre un ejemplar, o un pequeño grupo, puede abandonar la jauría para realizar actividades de caza, exploración territorial, etc. Pero nunca la jauría completa abandona al individuo. Salvo, que directamente sea expulsado del grupo, pero en tal caso el individuo es quien abandona el territorio, la manada permanece.

Por esta razón es aconsejable que a los cachorros se los acostumbre paulatinamente a soportar períodos de soledad, pues sino pueden presentar este tipo de reacciones cuando toda la ‘familia-jauría’ lo abandona.

El cachorro no está capacitado para quedarse solo alrededor de ocho horas, situación frecuente en las condiciones de vida actuales.

Las acciones típicas por este tipo de ansiedad son algunas de las siguientes: micción, defecación, vocalizaciones de angustia, llantos, aullidos, comportamiento exploratorio frenético y agresión hacia el mobiliario.

mal comportamiento del perro

Mal comportamiento del perro

El mal comportamiento del perro puede deberse al manejo incorrecto

Hay dos conductas características de los propietarios que no se deben realizar:

1) reprimir al perro al regreso al hogar y encontrar los destrozos, interpretando que fue una venganza suya por dejarlo solo. Pues el castigo llega totalmente a destiempo del acto y pierde todo significado para el animal.

2) Tratar de tranquilizar al perro antes de partir de la casa dándole juguetes, golosinas y hablándole en tono amistoso asegurándole nuestro regreso. El perro en lugar de tranquilizarse por nuestras palabras (que no comprende) capta los mensajes no verbales que demuestran nuestra inquietud ante la incertidumbre de la “catástrofe” que posiblemente encontraremos al regreso. Unido a veces a comportamientos inhabituales como esconderse para partir, vestirse en el vestíbulo, logrando sólo que el perro se ponga en estado de alerta, en un estado de tensión emocional extremo que explica ampliamente lo que inmediatamente realizará.

La ansiedad por separación suele deberse a la excesiva dependencia, o exceso de apego, del perro hacia uno o varios de los miembros de la familia y se da en perros tímidos o con poca socialización.

Por ello, los síntomas de la ansiedad se manifiestan siempre cuando el propietario se encuentra ausente o en los momentos anteriores al abandono del domicilio.

Tratamiento de la conducta para el perro

Puede tomarse un fin de semana e intentar el siguiente “trabajo”: salir de la casa por un minuto y regresar, premiar con caricias o comida si el perro toleró la ausencia, repetir esto varias veces con períodos intermitentes: 15 minutos y regresar, 5 y retornar, 30, 10, 45, 20, una hora.

Si al volver está todo bien se premia, si hay destrozos o algo malo, aguantar el enojo e ignorar lo sucedido y al perro, nada de retos ni tampoco gestos y palabras de comprensión, ignorancia completa. Los destrozos y la ansiedad, por lo general se producen en los primeros minutos de la partida. Es importante que el perro comprenda que la partida es algo natural, sucede en cualquier momento (sin grandes preparativos) dura mucho, poco, pero siempre se regresa.

Las citadas medidas no deben interpretarse como un sistema de castigo, sino como una vía para conseguir que los perros sean más independientes.

También, en la medida de lo posible es conveniente visitar un parque, realizar juegos o paseos donde, de a poco, los perros sean expuestos a estímulos diversos y vayan acostumbrándose. Eso ayudará a que tomen mayor confianza y pierdan el miedo a los extraños y a quedarse solos, de esa manera no estarán tan pendiente de su amo y podrán permanecer solos.